El mejor libro sobre Atrapasueños

El libro “Atrapasueños. Leyenda, sabiduría y artefactos” (Dream Catchers. Legend, Lore and Artifacts), de la fallecida autora Cath Oberholtzer, es una investigación sobre el heredado símbolo nativo norteamericano, cuyo uso se ha hecho sumamente popular no sólo en Estados Unidos sino también en todo el mundo, llegando a utilizarse no sólo como amuleto para protegerse de pesadillas sino también como objeto decorativo e incluso como accesorio de moda y diseño para estampar.

En la cultura de Ojibwe (o Chippewa, Estados Unidos) un atrapasueños es un aro de sauce hecho a mano con una red tejida que es decorada con elementos sagrados y personales, como plumas y cuentas. Es una tradición rica en historia la de los nativos americanos de como hacer un atrapasueños, que los Ojibwe cuelgan encima de las camas de sus hijos para atrapar pesadillas.

A pesar de que no se conoce el nacimiento exacto del intrigante artefacto, la leyenda cuenta que una curandera formó un círculo con una rama de sauce y, con una nervadura, imitó el patrón de una red de araña, para luego colgarlo sobre la cama de un niño enfermero para que se recuperase cuando despertara. En algunas variaciones, los atrapasueños atrapan sueños buenos y dejan que los malos pasen, mientras otros atrapasueños atrapan malos sueños y dejan que pasen los buenos. Esta leyenda acompaña a los atrapasueños que son vendidos dentro y fuera de Norteamérica.

Estos temas, entre otros, son tocados a lo largo del libro, que explora la “apropiación cultural” de los tatuajes de atrapasueños de los nativos americanos por diferentes naciones, así como por el movimiento de la Nueva Era. También se discute la mezcla de las filosofías de dos religiones, la nativa y la cristiana.
Más de 40 fotografías muestran atrapasueños contemporáneos y artefactos con tomas informativas que identifican y comentan diferentes patrones, su significado e historia. El libro muestra el trabajo de artistas nativos como Nick Huard, quien crea atrapasueños en su estudio de Kahnawake, a las afueras de Montreal.

Fuente: www.atrapasuenosweb.com. Todo sobre los atrapasueños.

El mejor libro sobre los 7 pecados capitales

Fernando Sabater publicó en 2005 un ensayo titulado “Los siete pecados capitales”, de editorial Mondadori, en el que ofrece un análisis sobre la soberbia, gula, avaricia, ira, lujuria, pereza y envidia desde un punto de vista contemporáneo, al tiempo que pone en evidencia cómo se ha transformado el concepto de pecado desde su origen hasta nuestros tiempos.

Sabater es conocido por ofrecer siempre un punto de vista particular en cada uno de sus libros. Es por eso que en esta publicación llama la atención cómo empieza cada capítulo, y es que el autor propone una conversación con el propio Satanás, quien no escatima en esfuerzos para presentar cada pecado como una práctica beneficiosa y poniendo como ejemplo el provecho que le han sacado figuras históricas.

Este libro nos hace analizar cómo los pecados forman parte de nuestra naturaleza, tal y como explican en www.7PecadosCapitales.net, cómo terminan afectándonos como sociedad, ofreciendo una en cada capítulo una fórmula para no caer en la tentación y suplantarlos con virtudes: la humildad, para reconocernos por lo que realmente somos; la generosidad, para enfrentar relaciones otros; la paciencia, el temperamento y la diligencia.

Las opiniones de un rabino y cura católico ofrecen un incisivo texto que cuestiona las ideas preconcebidas y clichés para mostrar cómo la sociedad moderna no puede enfrentar grandes problemas éticos sin abandonar los logros de la razón iluminada.

Uno de las características del libro es que sus capítulos se pueden leer individualmente, sin necesidad de hacerlo de forma ordenada, ya que cada pecado es tratado de forma separada.

Un dato curioso es que el mismo Fernando Savater hace una pequeña confesión, y es que admite que el pecado del que es víctima es la ira. Dice que “la indignación me pone en marcha. Quizá si no me enfadase, no me movería”. A lo que Satanás le contesta: “¡Que interesante excusa para alguien que intenta reflexionar en un ámbito de cultura y racionalidad!”.

El mejor libro con información sobre la Mano de Fátima

La Mano de Fatima ha sido un amuleto utilizado por diferentes culturas milenarias, y que hoy sigue vigente ya que su uso ha demostrado una y otra vez lo efectiva que es al momento de proteger personas y lugares del mal de ojo, la envidia y la brujería.

A pesar de que no parece existir un libro de la Mano de Fatima dedicado únicamente a la historia de esta y sus usos dependiendo del campo en la que se quiera aplicar, lo cierto es que un capítulo sobre este amuleto también conocido como “hamsa” es obligatoriamente incluido en cada libro de signos y símbolos que se publique. En el mercado literario, existe el libro titulado “La Mano de Fátima” del famoso escritor Ildefonso Falcones, pero no se confunda, a pesar de ser un relato de época, efectivamente no se trata de la historia de Fátima az-Zahra, hija de Mahoma, por quien el amuleto recibe su nombre. Este apelativo fue utilizado en la novela porque la protagonista de la historia se llama Fátima, y el autor no resistió la tentación de usar el poder que tiene la Mano de Fátima para atraer buenas energías.

Uno de los libros más consultados sobre signos y símbolos es la “Enciclopedia de los símbolos” del escritor Udo Becker, en la que se presentan casi 2000 palabras y unas 800 ilustraciones que la convierten en una lectura obligada para todos aquellos que les interesa investigar el significado que hay detrás de muchos objetos cotidianos. Relacionando los signos a sus orígenes culturales, religiosos o mitologías, esta publicación revisa muchos objetos y el significado que se oculta tras su común apariencia externa. En estas hojas, podemos encontrar ejemplos de metáforas y alegorías y el significado simbólico de números, letras, signos astrológicos y alquímicos, así como también un amplio panorama de nociones abstractas que encuentran su expresión tangible en el lenguaje universal de los signos.

Recuerda que leer en lamanodefatima.net es una de las maneras más efectivas para aprender más sobre el fascinante mundo de la simbología y sus efectos sobre nuestras vidas.

Entrevista al escritor Juan Manuel de Prada

Si digo “Juan Manuel de Prada” casi todo el mundo tendrá en mente automáticamente la imagen de este hombre: un escritor (mejor con mayúsculas): ESCRITOR español que está dejando una huella imborrable en nuestra cultura e historia.

Hace unos meses me invitaron a una charla con él organizada tras la firma de libros de su última novela (Morir bajo tu cielo). Lo confieso: nunca había leído ninguna novela suya, pero días antes hice un brevísimo repaso de su obra y compré la nueva y El séptimo velo. 

La charla duró poco más de una hora y la sensación que fue naciendo en mi desde el primer minuto es que este hombre tiene una enorme base de datos (datos a los que accede con rapidez y acierto) en su cabeza. He conocido a pocas personas capaces de exponer tan claramente y con emoción lo que nos contó aquella tarde.

Nos habló de un capítulo de la historia de España del que casi nadie sabe nada. Quizá ya solo queden algunos recuerdos en las cabezas de ciertas personas que gracias a tus abuelos o parientes mayores tuvieron la gracia de atesorar. Hoy, gracias a esa novela nos acercaremos a una época extraña.

Al terminar me acerqué a su mesa, me dedicó su novela y charlamos unos minutos. De esos momentos surgieron otras charlas y ahora esta entrevista.

Os dejo con Juan Manuel de Prada, esta entrevista la hicimos hace unas semanas.

(Esta es su web: http://www.juanmanueldeprada.com/)


1. Cuando eras niño, ¿en qué querías convertirte de mayor? ¿Te sientes satisfecho hoy en día?

Siempre quise ser escritor, no me recuerdo queriendo ser otra cosa. Incluso a una edad en que no sabía exactamente qué era eso de ser escritor, quería serlo. Y con la adolescencia esta vocación “intuitiva” se hizo consciente y efectiva. Si te dijera que me siento por completo satisfecho te mentiría: aunque conseguí ser lo que anhelaba, la dura realidad es que la literatura ha dejado de ser un medio de vida, y veo el futuro bastante oscuro económicamente para alguien que, como yo, a los veintipocos años, pensó ilusamente que podría vivir de la literatura.

2. ¿Sabrías decirme en qué momento supiste que lo tuyo era escribir? De no ser escritor, ¿cómo te habría gustado ganarte la vida?

No sabría decirte el momento exacto, pero fue a una edad muy temprana, tal vez con tres o cuatro años. Esta precocidad se debe a que mi abuelo me enseñó a leer y escribir antes de ir a la escuela, con apenas dos o tres años, de tal modo que cuando fui a la escuela yo ya sabía leer de corrido. Esto me distanció mucho de los niños de mi edad y me convirtió en un “perro verde”. En la adolescencia anhelé también ser director de cine, pero creo que hubiese sido una mala opción, porque en el cine tu trabajo de pende de demasiada gente, y por lo general de gente cerril que consigue la pasta y no sabe nada de cine.Y sospecho que me habría deprimido bastante.

3. Elige un día de la semana, cualquiera. Y cuéntame cómo es y qué sueles hacer desde que tu cabeza se pone en marcha hasta que te acuestas. 

Cuando estoy escribiendo una novela me levanto a las 7.30 y me pongo a escribir en ayunas hasta que me caigo de cansancio, allá por las dos o dos y media de la tarde. Como y leo la prensa, después escribo un artículo si tengo que hacerlo y por la tarde (para entonces son aproximadamente las seis) leo un poco, o voy al cine con mi mujer, o me veo con algún amigo. A eso de las diez de la noche empiezo a pensar un poco en lo que voy a escribir al día siguiente. Así día tras día, hasta que acabo de escribir la novela. Ahora no estoy escribiendo novela, sino que todavía estoy documentándola, empezaré en un mes aproximadamente a escribir (si lo sacas en marzo estaré en plena faena). Me suelo acostar a las doce, pero lo cierto es que puedo pasarme la noche en blanco, asediado por la historia que pretendo contar.

4. ¿Puedes decirme cómo te ves dentro de diez años? 

Pues me veo escribiendo, ya no me queda otra salida. Pero, si la gente sigue pirateando y desertando de la lectura, imagino que estaré pasando grandes dificultades económicas. No descarto que haya tenido que buscarme un trabajo alternativo y que, aunque siga escribiendo, lo haga sólo para mí, y en todo caso para unos pocos lectores a los que venda directamente mis libros. Lo que tengo claro es que, si el problema de la piratería sigue creciendo, no voy a escribir gratis para mangantes.

 

 

Una película: 

Espartaco, de Stanley Kubrick, o Fort Apache, de John Ford, la que más te apetezca.

 

Una receta:

El cocido que me hace mi madre cuando voy a Zamora.



Una ciudad:

Sigüenza

 

Una hora del día: 

Las 8 de la mañana, cuando me pongo a escribir y veo crecer el día.

Evento con blogueras y V Encuentro RA

La semana pasada estuve nerviosa. Me sentía inquieta y emocionada. Y todo porque el fin de semana se presentaba diferente y lleno de actividades enriquecedoras. Hoy me gustaría compartir con vosotros mediante unas líneas y algunas fotografías parte de lo que viví.

Para empezar mis chicas de la editorial tenían preparada una jornada con blogueras en la que charlar sobre literatura, mundo editorial y mis novelas. Quedamos en la sede de Peguin Random House en Madrid, y por ser viernes por la tarde el edificio estaba casi vacío, nuestras voces resonaban entre las paredes, había una calma y silencio nada habitual.

Fuimos nosotros los que rompimos ese estado. Nos reunimos alrededor de una mesa y la charla comenzó nada más sentarnos. Habían preparado café, croissants, bombones…

 

Voy a dejaros a continuación los enlaces a las crónicas que las asistentes están haciendo por si queréis enteraros de lo que hablamos, aunque unas cuantas cosas se quedaron en esa habitación 😉

  • Luz, de Historias contadas
  • Esmeralda, de Hablando con letras
  • Elizabeth de, Perdidas entre páginas
  • Concha (y Beatriz), de De lector a lector
  • Nieves, de Mundos de lectura
  • Belinda, de Torre de Babel
  • Noe, de Los pequeños detalles

Y como sé que irán colgando sus posts el resto de participantes, os indico los nombres de sus blogs, iré colgando sus artículos a medida que los suban. (Creo que no me dejo ninguno).

  • Bárbara, de Mi cesta de mimbre
  • Paula, de En el país de las maravillas

Me llevo un montón de anécdotas, unas cuantas recomendaciones literarias anotadas por esas chicas en mi agenda y un montón de sonrisas y agradecimiento.

Después de esa intensa tarde (literalmente tuvieron que echarnos del edificio porque cerraban las puertas y ya no debíamos estar allí…) cena con buenos amigos y al día siguiente más emociones.

El Sábado 14 de Febrero asistí a mi primer Encuentro RA (romántica adulta), celebrado en esta ocasión en el Hotel Convención de Madrid. Quinientas personas, en su mayoría chicas, muchos periodistas, editores, empleados de comunicación, escritoras y cientos de lectoras ávidas de historias bonitas.

Se habló del panorama actual literario en relación con el género romántico, conocimos a nuevas y viejas escritoras, escuchamos a editoras, libreras, lectoras, blogueras… Escuchamos con atención a Luz Gabás, un cerebro privilegiado que no ha hecho más que empezar a escribir.

Personalmente viví momentos inolvidables. Acudí con mi amiga la escritora Lidia Herbada y acabamos conociendo a un montón de gente.

Desde aquí me gustaría agradeceros los buenos ratos que viví junto a vosotras (blogueras, escritoras y lectoras), espero que tengamos más oportunidades de charlar en el futuro, aunque no tengo dudas sobre ello.

Aquí una mínima muestra de lo vivido el Sábado.

Cosas bonitas que pasan cuando eres escritor

Hace un tiempo comenté en mis redes sociales que estaba muy contenta por algunas cosas que me estaban pasando.
La palabra contenta se queda muy pequeña para definir cómo me siento ante tales acontecimientos. Poco a poco los iré desvelando, me gusta saborearlos con calma y compartirlos despacio…
Hoy empiezo a contaros una de esas cosas que me han tenido tan feliz en las últimas semanas. El día de la presentación de mis novelas en Salamanca (fue en la Casa de las Conchas, aquí podéis ver la crónica) una de las asistentes fue la escritora salmantina Victoria Álvarez. Tuvimos la ocasión de charlar unos minutos, que después fueron dándose de sí a través de emails.
Ella estaba en ese momento ultimando la edición de su cuarta novela, titulada Contra la fuerza del viento, del sello Lumen (Penguin Random House). Supone el segundo volumen de la saga Dreaming Spires.
Victoria me tenía reservada una sorpresa preciosa: me pidió que la acompañase en la presentación de su libro. Quería que yo la presentase a ella y que condujese la charla delante de los asistentes. ¡Cuando me lo propuso casi di una fiesta!
Ese día fue la semana pasada, nos reunimos en la librería Hydria de Salamanca, un precioso local situado en el corazón de la ciudad invadido por libros, música, sillones retro, retratos en blanco y negro, café e infusiones.
Llegué quince minutos antes del acto y encontré una fila de personas haciéndose con la novela de Victoria. Yo llevaba las mías en un gran bolso que me hacía sentir una especie de Mary Poppins. Pedí una botella de agua (no quería que mi lengua se quedara pegada en el interior de las mejillas) y pocos minutos después llegó ella.
El lugar elegido para la presentación tiene una planta triangular: en el extremo más fino dispusieron una mesita y un par de sillas colocadas de frente al público para nosotras.
Todos los puestos se ocuparon en pocos minutos, incluso tuvieron que subir unas cuantas sillas más llenando todos los metros cuadrados disponibles y aún así quedó gente de pie (no unos pocos, ¡muchos!). El sonido de las voces era cada vez mayor, me pregunté si sería capaz de alzar mi voz y empezar con la presentación.
Victoria y yo nos sentamos en nuestros puestos y tras unos segundos de confidencias empecé a hablar. Salió de mi garganta una voz fuerte que llegó a sorprenderme y no callamos durante una hora. Llevé un pequeño guión para no dejar escapar ningún punto importante, pero la realidad fue que ella nos desveló muchos más detalles preciosos de su forma de escribir, de documentarse y de contar con palabras lo que aparece en su mente.
Si buscáis información sobre esta escritora comprobaréis que casi en el cien por cien de las entrevistas o artículos se menciona la documentación tan extensa que lleva a cabo antes de escribir sus novelas.
Leer un libro suyo es transportarse en el tiempo (y en el espacio) porque cada detalle (la noticia que un personaje lee en el periódico de la mañana, los motivos que adornan el vestido de la protagonista, o la vajilla en la que comen) es real. Eso le da un cariz de realismo a sus libros pocas veces encontrado en otras obras similares.
Os recomiendo de verdad sus novelas, he tenido el gusto de leer las dos últimas pertenecientes a la saga Dreaming Spires, y no ha habido un detalle con el que no haya disfrutado. Hay amor, misterio, amistad, intriga, emociones… Quedáos con los títulos: Tu nombre después de la lluvia y Contra la fuerza del viento.

Lídia Herbada, la soñadora. Periodista y escritora

Hoy tengo el gustazo de entrevistar a la periodista y escritora madrileña Lidia Herbada.
Hace un año cruzamos nuestros caminos de la forma más tonta y desde entonces no ha habido un día en que no hayamos intercambiado unas palabras, algunas confesiones y unas (muchas) risas.
Lidia es autora de varias novelas que se han editado tanto aquí como en México. La última, 39 cafés y un desayuno ha sido reeditada por Espasa.
Tiene un blog la mar de interesante y un montón de proyectos a la vista. Ayer mismo me sorprendió contándome que es finalista en el concurso nacional de relatos de la cadena SER. (Si estáis atentos hoy, 3 de Febrero de 2015, a las 13:30 podréis escucharlo).
Os dejo con Lidia, un torbellino de ideas, un cerebro que hierve, que sueña e inventa mil y unas historias cada día.
Cuando eras una niña, ¿en qué querías convertirte de mayor?
Si te digo la verdad, no quería crecer, así que me imagino que mis sueños estarían anclados en el “peterpanismo” lleno de luces.
Nunca fui una niña de esas que soñaba con ser profesora, o astronauta. Tenía demasiada fantasía para gastarla en el presente.
¿Te sientes satisfecho hoy en día?
Hay días que sí, y hay otros que te gustaría mejorar algunas cosas. Creo que a todos nos pasa un poco, ¿no?. Me siento privilegiada por no perder la ilusión y poder dedicarme a lo que me gusta. En cuanto a la satisfacción, a veces hay que callar a la insatisfacción.
En líneas generales, se podría decir, que siempre estoy en reformas.
¿Sabrías decirme en qué momento supiste que lo tuyo era escribir?
Creo que lo supe a los siete u ocho años. No dedicarme profesionalmente, eso ni me lo planteaba, pero, si me gustaba escribir plasmar historias, pensamientos en una hoja o dedicar las carpetas. Yo era muy dama de las camelias.

Lidia siendo entrevistada por una periodista mientras grababan un programa para la televisión.

De no ser escritor, ¿cómo te habría gustado ganarte la vida?
Sería Músico, sin duda. Me hubiera encantado tocar el violín, el saxo o incluso el violonchelo. Directora de orquesta con batuta también me hubiera gustado. Creo que la música se parece mucho a la escritura. Expresas todo con un lenguaje propio. Mi madre de hecho es cantante de ópera de RTVE, y siempre ha estado muy el mundo de la música muy ligado a mí. Es tan importante como la escritura. Detestaba el solfeo, y la impaciencia acabó por truncar la que hubiera sido una profesión bonita.
Elige un día de la semana, cualquiera. Y cuéntame cómo es y qué sueles hacer desde que tu cabeza se pone en marcha hasta que te acuestas.
Intentaré coger un día creativo, de esos en que avanza la novela. Lo otro sería relataros, mil cabezazos contra la pared. Y no quiero amargar el día jajaja
Me gusta escribir a primerísima hora de la mañana. Cuando tienes una explosión de ideas en tu cabeza, y fluyes, es una de las sensaciones más maravillosas del día.
Qué te voy a contar compañera de fatigas…Me gusta intercalar la escritura con buena lectura. Creo que me ayuda a no bajar el listón, a ser exigente conmigo misma. Soy profesora de escritura de taller on-line en Sinjania, y me gusta dedicar tiempo a los alumnos y a sus novelas.
No abandono el inglés, tengo un profesor maravilloso de Seattle, y trabajamos mucho temas relacionados con la literatura, o con la tecnología. Aprovecho también para beber de otras fuentes, como es el cine, o ver alguna película en Filmin, me parece una plataforma maravillosa y a unos precios asequibles.
Fundamental no solo trabajar la mente. Detesto el gimnasio, así que soy feliz nadando y haciendo yoga kundalini. Creo que es el tándem perfecto para relajar nervios y explorar el yo profundo. He extraído un día muy perfecto y creativo. Ojalá todos fueran así.
¿Puedes decirme cómo te ves dentro de diez años?
No me gusta pensar a largo plazo. Me da miedo. Quizás para que no vengan las frustraciones. Prefiero el día a día y como mucho un par de meses de anticipo.
Una película
Big Eyes
Tim Burton es un genio, y por primera vez rompe esquemas. Creo que es importante echar una mirada atrás, y ver como muchas mujeres no tuvieron las mismas posibilidades que nosotras en la actualidad. Es bueno tener memoria y darles su reconocimiento. Es una película fascinante, que te hace pensar.
Una receta
Las lentejas ecológicas es mi plato fuerte. Me salen siempre en su punto.

Pequerecetas

Una ciudad
Praga. Para mí es la pequeña París.
Una hora del día
A las ocho en verano. El atardecer tiene colores y sensaciones únicas.

¿Cuánto gana un escritor?

Es un tema que quería tocar desde hace unos meses.
La idea surgió de la forma más tonta. Como sabéis, utilizo seudónimo, por eso ni mi familia menos cercana ni muchos de mis amigos, y por supuesto casi ningún conocido (por ejemplo vecinos, colegas laborales o gente que veo a diario en las tiendas en las que compro) sabía de la existencia de María Jeunet.
Hace unos cuantos meses cuando anuncié que mis dos primeras novelas iban a publicarse y estarían disponibles en las librerías de España la voz empezó a correrse. Esas personas empezaron a darse cuenta de que yo era esa tal María Jeunet. Me reconocían en la foto y se asombraban.
Algunas personas llegaron a preguntarles a mis padres si me había casado con un francés, por eso del Jeunet.
El caso es que como un pequeño dominó de mentes pensantes, muchas de esas personas que supieron que además de trabajar en mi empresa también escribía, empezaron a decirme a modo de broma cosas como:
“Te vas a forrar!!”
“Vas a dejar tu puesto en la empresa y te irás por ahí…!”
“Vas a comprarte una casa en Madrid y nos abandonarás!”
“¿Qué haces con ese coche viejo? A ti tiene que llevarte un chófer!!”

Por eso, para contarles a esas personas si me estoy forrando o no, y para explicarles a los nuevos escritores cuánto gana un escritor y si se puede vivir de la literatura, voy a escribir este artículo.

Amigos, la realidad golpea como una roca llena de aristas.
Forrarte escribiendo libros (forrarte al estilo Stephen King, por ejemplo) es más difícil que ganar los euromillones. En serio.
Este es el casoplón de Mr. King.
Hay que vender muchísimos libros para mantener un lugar así.
Por cada libro vendido, un escritor se queda con 1.5 euros de mediao. Y a eso hay que descontarle impuestos. Total, por cada libro vendido nos quedamos con poco más de 1 euro.

Eso quiere decir que si vendo 5.000 libros, mi editorial me dará un poco más de 5.000 euros. Seguro que al igual que yo, no consideraréis que es estar forrado tener 5.000 euros más en la cuenta del banco.

Y es que ni aunque vendiera un millón de libros, y ganara un millón de euros, me cambiaría la vida. De verdad.
Lector, imagínate que te toca la primitiva el próximo jueves. Y tienes la suerte de que te caen llovidos del cielo un millón de euros. Estoy segura de que harás algo parecido a esto: pagar lo que queda de hipoteca o comprarte una casa, comprar quizá un coche nuevo. Repartir algo entre tu familia más cercana. Y seguramente hasta te irás de vacaciones. A un hotel de cinco estrellas.
Pero, quitando la felicidad y tranquilidad inicial, en realidad no te cambiará la vida. No podrás dejar tu trabajo, ni estar cada noche de fiesta, ni cambiarás de Mercedes cada año.
Y la realidad, más allá de lo que cada uno haga con su dinero, es que vender libros es una cosa muy difícil. Muchísimo. Y cada vez las cosas están peor en España. Así que no me imagino volando por el mundo sobre una alfombra hecha con billetes de 500 euros a lo Aladdín.
Hace unos días leí un artículo de la jefa de Alfaguara. Comentaba que hace años la facturación de ese sello (uno de los más importantes en castellano) se repartía 50/50 para Latinoamérica y para España.
En 2013 las cosas quedaron así: 70 para Latinoamérica y 30 para España. Esa diferencia estriba en que en España se compran menos libros que hace años y por tanto el porcentaje de facturación con respecto al total ha disminuido.
El titular de otro artículo era: en España se editan tantos libros como en Alemania, pero se lee como en un país del tercer mundo.
Es un panorama muy triste. Triste para los que se dedican a esto en exclusiva y triste para nuestra sociedad. Porque leer enriquece siempre.
En el siguiente gráfico os muestro un dato que seguro os llamará la atención. Es la cantidad de ejemplares que se imprimen de cada libro.
Los datos están extraídos de la web Federación de gremios de editores en España.
Vemos el descenso de la tirada media de libros en España desde el año 2005 a 2012.

En 2013 y en 2014 los números siguieron bajando.

Así que como veis exageraba poco diciendo que es más fácil que me toquen los euromillones que super forrarme vendiendo libros.

Lo bueno en mi caso es que no escribo para forrarme. Si siquiera lo hago por el dinero (de hecho cuando publiqué por mí misma ambas novelas, las puse a la venta por 1 euro y solo me quedaba de cada euro con 35 céntimos). Llevo ocho años ganándome la vida en mi empresa y espero que siga siendo así hasta que cumpla los sesenta y tantos, por lo menos.
Escribo porque me encanta y porque me es imposible no hacerlo. Me llena y me hace más feliz. Así que si de algo me estoy haciendo rica, es de buenos momentos. De eso tengo para llenar un mar entero.

4+4 César Pérez Gellida, el madrugador

¡Hola, amigos!
Bienvenidos al 2015 🙂 Año grande, repleto de oportunidades para hacer realidad nuestras ilusiones.

Comienzo hoy una sección mensual que llevaba tiempo preparando:
ENTREVISTAS (diferentes) A ESCRITORES.

Cuando pensé por primera vez en empezar una serie de entrevistas deseché la idea porque me pareció imposible contactar con escritores.
Seguro que os parecerá la excusa más mala del mundo. Pero, qué queréis que os diga, hace un año me parecían personas inaccesibles y fuera de mi alcance así que la idea quedó desterrada de mi cabeza.

Pero no se fue del todo.

Un día, meses después supe que podría hacerla realidad. Y hace unas semanas contacté con el primero de ellos. Un autor que ha removido el panorama de novela negra en España en cuestión de meses. Su primera novela fue publicada en Febrero de 2013. Desde entonces, no ha habido día en que no se haya llevado una alegría gracias a su trabajo.

Lorenzo Silva, Dolores Redondo y otros tantos escritores caen rendidos ante el Inspector Sancho, Carapocha, Erika Lopategui, Orestes y el resto de personas (porque están tan bien dibujados que no son personajes de novela, son personas) que conforman la trilogía.

Pinchando en la imagen iréis a goodreads, podréis leer las sinopsis y reseñas de la trilogía:
No me enrollo más, hoy el protagonista es otro.

Cuatro preguntas clave y cuatro recomendaciones.
Hoy conoceremos un poco más la mente de César Pérez Gellida.

¿A que parece un super héroe?

4 preguntas:
1. Cuando eras niño, ¿en qué querías convertirte de mayor? 
Ser poli me ha atraído siempre y luego la vida me ha llevado a interpretar el papel de un inspector de homicidios y un asesino en serie. Es posible que se cumpla eso de: “De aquellas lluvias estos lodos”.
¿Te sientes satisfecho hoy en día? 
Sin duda. Me siento un auténtico privilegiado por haber podido publicar y más aún por poder dedicarme profesionalmente a inventar historias. 

2. ¿Sabrías decirme en qué momento supiste que lo tuyo era escribir? 

Lo único que sé es que escribir es a lo que me dedico en la actualidad, pero quién sabe si mañana puedo hacer otra cosa. Hace tres años ni me imaginaba que pudiera escribir un solo capítulo de una novela.

De no ser escritor, ¿cómo te habría gustado ganarte la vida?
Mi dedicación como director comercial y de marketing de una empresa de distribución de películas y videojuegos me gustaba. Podría haberme dedicado a ello toda la vida, pero un sociópata se cruzó en mi camino.

 

3. Elige un día de la semana, cualquiera. Y cuéntame cómo es y qué sueles hacer desde que tu cabeza se pone en marcha hasta que te acuestas. 

Me levanto cuando me despierto, sobre las cinco de la mañana.
Escribo hasta que se levantan mi mujer y mi hijo y me siento para seguir aporreando teclas cuando se marchan. Si puedo hago un parón a media mañana para ir al gimnasio o salir a correr.

Como pronto y me vuelvo a poner delante del teclado hasta la hora que voy a buscar a mi hijo al cole a las 17. Este año soy el entrenador del equipo de fútbol de mi hijo, así que me preparo la sesión y al lío. Luego toca el baño, tareas de casa, cena y a la cama sobre las 23h.

4. ¿Puedes decirme cómo te ves dentro de diez años? 
Más calvo imposible. Espero que menos acelerado, escribiendo a poder ser.

 

4 recomendaciones: 

 

 

Una película 
El corazón del ángel.
Me dejó muy pillado la primera vez que la vi; las siguientes también.

Una receta 
Pollo asado. Me sale rebueno.
 
Una ciudad 
Trieste. Me trae recuerdos irrepetibles.

Una hora del día

Esa.

Gracias, César por cederme un poco de tu tiempo, ha sido un placer charlar contigo en esta ocasión.

Amigos, si os gusta la novela negra os recomiendo fervientemente el trabajo de César. Es una historia compleja y completa en todos los sentidos, con personajes irrepetibles, únicos y distintos.
Y un último apunte: el día 5 de Marzo sale a la venta su nuevo trabajo, KHIMERA.